Actualmente el debate sigue abierto y las políticas legislativas son el tema de actualidad. Plantear medidas que favorezcan la producción de biodiesel, a partir de AVU (Aceite vegetal usado) o grasas animales mediante posteriores procesos industriales es el objetivo. Sin embargo, no siempre se consiguen.

Actualmente países como Argentina e Indonesia disponen de aranceles a la exportación de materias primas como la soja y el aceite de palma a precios inferiores a los reales, que son excesivamente competitivos, perjudicando a los productores europeos.

Disputa legal

Esta problemática ha derivado en el Tribunal de la UE. La UE ante estos precios tan bajos plantea que deben establecerse nuevos impuestos que permitan un margen de beneficio razonable.

Por otro lado, Argentina e Indonesia afirman las medidas antidumping impuestas por la UE son proteccionistas.

Declaraciones relevantes

Ante este debate,  la OMC se ha pronunciado a favor de una de las resoluciones planteadas por Argentina, afirmando que la UE debería haber estimado mejor los aranceles planteados por productores y los márgenes de beneficio.

Posteriormente el Tribunal de la UE falló en contra de la UE, lo que obligará a la UE  a abolir la imposición de aranceles antidumping.

Nuevo escenario político

Ante esta situación, el gobierno de Indonesia ha ratificado que supervisará todas las actividades, para garantizar que se apliquen las decisiones judiciales.

Con este nuevo escenario las exportaciones de biodiesel de Indonesia en Europa se estima que aumenten durante los dos próximos años de forma notable.

Situación española

Un futuro complicado se plantea para los productores europeos, que tendrán que pensar en formas de disminuir el coste de producción.

Estas nuevas medidas también podrán afectar a la industria española de biodiesel, haciendo que ya no sea rentable la producción de este biocombustible.

A esta situación habría que añadirle exceso de capacidad al que también se están enfrentados las empresas españolas.